Facebook Twitter Google +1     Admin

LA MOLÉCULA DE AIRE

20070305141640-molecula.jpg

Esta historia trata de una molécula de aire que no para de viajar por todo el cuerpo y cuando se cansa, más moléculas sustituyen su lugar. Esta molécula se llama Úrsula. Tiene pelo corto y rubio, ojos azules y el resto del cuerpo es transparente. Úrsula conoce a muchas moléculas más. Cuando se encontró con su amigo Miguel, Úrsula le dijo:

-Hola Miguel. ¿Estas cansado?

-Sí. Pero el problema no es ese, es ¡QUE NO TENGO MOLÉCULAS DE REPUESTO! – dijo Miguel.

-Tranquilo, yo te dejaré algunas de mis moléculas. –dijo Úrsula- ¡Oh no! Yo tampoco tengo moléculas.

Preguntaron a todos sus amigos. Pero nadie tenía moléculas de repuesto. A la molécula más sabia de todo el cuerpo se le ocurrió que los que robaron las moléculas podían ser los gérmenes de un virus. Todas las moléculas se repartieron por el cuerpo y entre todos encontraron la guarida del virus. Cuando los gérmenes del virus estaban durmiendo, las moléculas entraron y mataron a los gérmenes, cogieron las llaves para liberar a los moléculas de repuesto y todo el mundo volvió a tener sus moléculas de repuesto, que eran como sus hijos.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris